Los drenajes de la ciudad de Puebla no deben de durar más de 50 o 60 años sin mantenimiento, según un artículo publicado en e-consulta.com.

Dicho texto, incluye que la cobertura de la ciudad, en cuanto a servicios de drenaje, está en más de un 95%, es funcional para retirar aguas negras y grises de construcciones urbanas.

Sin embargo, las recientes lluvias y la cantidad de aguas extraordinarias, derivadas de ésta, dejan ver como obsoleto e ineficiente el sistema de drenaje.



De acuerdo con el Dr. Octavio Flores Hidalgo, profesor investigador de la Facultad de Arquitectura de la UPAEP, el territorio del estado tiene una huella histórica y genética que marca el comportamiento de la naturaleza, obedeciendo la topografía. Por esa razón, advierte que en el Centro Histórico no se tiene mayor problema con respecto a dificultades por inundaciones, a diferencia del boulevard 5 de mayo.

Agregó, “si empezamos a sellar nuestro suelo con concretos, con pavimentos, con construcciones el agua no tiene manera de permear, entonces la gran cantidad de agua que antes permeaba en nuestro subsuelo, ahora va a correr sobe nuestras calles”.

Eso ha impedido la eficiencia del comportamiento de nuestra ciudad en cuestión de la cantidad de agua que llega en la época de lluvia”.

El Dr. Octavio Flores indicó que la ciudad cuenta con lugares nuevos, con tubería nueva, sistemas de gran dimensión y lugares que todavía no se renuevan, en donde también influyen factores como “la cantidad de población existente en el lugar, el tipo de usos porque no es lo mismo el comportamiento que hay del drenaje en una zona donde se ubican restaurantes que descargan grasas en el drenaje, que un lugar en donde sólo hay casas habitación o una zona donde se localizan talleres mecánicos”.

Esta es la razón principal por la que es necesario dar mantenimiento al sistema de drenaje de la ciudad y fomentar la cultura de no tirar la basura en la calle.